sábado, 7 de marzo de 2009

SER HONESTO EN EL COLEGIO Y EN LA CALLE

Desde muy pequeños no enseñan sobre los valores, uno de ellos es la honestidad. Pero ¿Qué es la honestidad?, según sus raíces etimológicas proviene del latín honestitas, que quiere decir virtud por la cual se aprecia en la persona.
Filosóficamente nos enseñan que la honestidad es la percepción de la vida y una forma de sentirnos íntegros en nuestras acciones, inspirar confianza en los demás y en nosotros mismos. Y su definición es que la honestidad es la decencia y compostura a las acciones y palabras de cada persona, pero...¿Dónde está la decencia?, los escolares responden "en el cuaderno", la gente mas adulta "se perdió en el tiempo", pero no es así. La honestidad esta en cada uno de nosotros y es labor moral de cada persona darla a difundir con nuestros actos.
Es tan claro como el agua que la honestidad esta devaluada, ya que se ven grandes ejemplos en la vida diaria. Ahí esta la política, la farándula, los deportes, y mucho más, pero también se ven buenos ejemplos como: "La policía devolvió x cantidad de dinero a persona que se le cayó en la calle", pero es más común ver malos, que buenos ejemplos.
Uno de los valores que va de la mano con la honestidad es la veracidad. La mentira es un grave delito en contra de la honestidad. Ahora veamos ¿Cuántas personas mienten?, seguro la lista es grande, casi todo el mundo, pero eso no es una excusa para darle la espalda a la honestidad. Debemos ver eso y darle la contra a la sociedad, asimismo la honestidad hace ver a la persona con mucho ego y además pone a la persona como ejemplo de muchas o de un grupo, y eso es bueno.
Nos debe incentivar que ser honestos nos va a hacer mejores personas, ya que ser honestos es ser únicos, originales y genuinos; nos hace respetar a todas las personas y más a uno mismo; y da a la vida un valor mas grande, nos da confianza y nos motiva a ser mejores cada día. Esto lo deben sentir las personas que vamos a mencionar como ejemplos: A un policía del barrio que devolvió 1000 soles a una señora que había salido de un mercado, ese día a él le hicieron un gran reconocimiento y felicitación en su institución; otro ejemplo es un compañero de clase que por motivos de trabajo no estudio cuando iba a haber un examen difícil, sus amigos lo aconsejaron a copiarse escondiendo entre su lapicero una hoja con unas supuestas respuestas, pero el prefirió afrontar las consecuencias y dar el examen. A la final aprobó.
Solo queda en nosotros ser honestos y seguir los valores morales, ya que nos va a llenar de satisfacciones para poder ser un ejemplo digno en esta moderna sociedad.

1 comentario: